Los mareos por movimiento, técnicamente conocidos como cinetosis, son generados por los desajustes que se producen entre el cerebro y los oídos. Estos últimos son los encargados del equilibrio y si el cerebro no se prepara ante un movimiento del coche, la información llega directamente desde las estructuras internas del oído, tras haberse ya desplazado el cuerpo por la inercia del vehículo.

La manera más fácil de evitar mareos es que el conductor maneje el vehículo de manera suave y progresiva, sin movimientos bruscos como pueden ser acelerones o frenazos. Si ese no es tu caso, aquí tienes siete sencillos consejos que te ayudarán a lidiar con el trayecto.

[x_custom_headline type=»left» level=»h2″ looks_like=»h5″]1. Evita leer y mirar pantallas[/x_custom_headline]

Al estar leyendo o mirando una pantalla, nuestro cerebro está concentrado, por lo que no podrá prever los movimientos del coche antes de que se produzcan. Esto hace que forcemos la vista para concentrarnos en el libro o móvil, contribuyendo así a la posibilidad de sufrir un mareo. Por ello, no es recomendable usar libros, revistas, tabletas, etc. mientras se está en un vehículo en marcha.

[x_custom_headline type=»left» level=»h2″ looks_like=»h5″]2. Mantén un postura erguida y apoya la cabeza[/x_custom_headline]

Al igual que en el primer consejo, una postura erguida ayuda a mantener la vista en la carretera y no en un elemento ajeno al movimiento. Mirar hacia abajo produce las anteriormente mencionadas discrepancias entre sentidos y ayuda al mareo. Por otro lado, al apoyar la cabeza se evitan movimientos de la cabeza ocasionados por acelerones o frenazos, lo que reduce el esfuerzo por mantener la cabeza en equilibrio.

[x_custom_headline type=»left» level=»h2″ looks_like=»h5″]3. Evita las comidas copiosas y el alcohol[/x_custom_headline]

Las comidas copiosas no sólo dan sueño, su digestión lenta y pesada es la antítesis de la tranquilidad en un coche. Lo mismo pasa con el alcohol, ya no sólo al volante. Aún en pequeñas cantidades, los mareos se multiplican bajo los efectos del alcohol. Por lo tanto, la clave es comer ligero y no beber ni una gota de bebidas alcohólicas.

[x_custom_headline type=»left» level=»h2″ looks_like=»h5″]4. Planea paradas en el trayecto[/x_custom_headline]

Otra opción muy sencilla es parar durante el trayecto para reiniciar el contador. Si el viaje es largo, lo lógico es que planifiques varios altos en el camino para tomas un poco el aire y ayudar a disminuir la sensación de mareo. Al estar en reposo, el cuerpo se relaja y se distrae, lo que favorece a evitar un posible mareo.

[x_custom_headline type=»left» level=»h2″ looks_like=»h5″]5. Mantén una temperatura adecuada[/x_custom_headline]

El aire acondicionado, el climatizador o las ventanillas bajadas favorecen la renovación del aire del interior de vehículo, lo que ayuda a descargar el ambiente con la consiguiente reducción de las posibilidades de sufrir un mareo.

[x_custom_headline type=»left» level=»h2″ looks_like=»h5″]6. Tomar medicamentos para el mareo[/x_custom_headline]

Éste último consejo es, probablemente, el más utilizado de todos y el más conocido. Medicamentos como la Biodramina eliminan o reducen los síntomas del mareo. Si no eres muy fan de este tipo de consejos, la raíz de jengibre es un remedio natural, pero su sabor fuerte puede ahuyentar a los interesados.

[x_share title=»Compartir este artículo» facebook=»true» twitter=»true» google_plus=»true» linkedin=»true» pinterest=»true» email=»true»]